Actualmente nos encontramos en una revolución tecnológica sin precedentes.  Internet está modificando todas nuestras vidas. Ha impactado en nuestras casas, en nuestros trabajos e incluso en nuestra forma de comunicarnos. El futuro es inimaginable, ya que todo evoluciona a un ritmo vertiginoso y cosas que hace una año eran innovadoras ahora mismo ya están obsoletas.

Si la transformación digital hubiera llegado antes, nuestro presente sería muy distinto y muchos hechos históricos hubieran tomado un curso diferente. Imaginaros si a lo largo de la historia del Castillo de Monterrei hubieran influido Internet y las Nuevas Tecnologías.

Los residentes del castillo, entre los que se encontraban poderosos linajes como los Ulloa, los Zúñiga, los Viedma, los Fonseca, los Acevedo o los Duques de Alba, tendrían su propios grupos de whatsapp, donde se comunicarían en castellano antiguo. Publicarían sus cacerías y festines en las redes sociales. Tendrían sus propias páginas webs donde competirían por ser las mejor posicionadas en los buscadores. Usarían todos estos canales de comunicación para ganar prestigio e importancia para sus familias, algo tan valorado en esa época.

Cuando en el Siglo XII Alfonso Henríquez, nieto del rey Alfonso VI de León y Castilla, hizo modificaciones en el castillo en su configuración primaria, seguramente hubiera utilizado la realidad virtual para el diseño previo de la reforma, con lo cual se hubieran evitado muchos errores en la construcción. Los canteros que trabajaron en la obra posiblemente usarían dispositivos, brazaletes, auriculares y tabletas para desarrollar su trabajo, ganado mucha seguridad. Dispositivos con los que se comunicarían y enviarían imágenes con las “marcas de cantero” que estuviese de moda.

En el años 1366 el castillo fue el refugio de Pedro I el Cruel en la guerra civil que le enfrentó a su hermanastro Enrique de Trastámara. Si Twitter hubiera existido, esa batalla se hubiera prolongado en las Redes, donde los hashtags #pedroelcruelSI  #trastamaraSI hubieran causado mucho ruido. Todo este este enfrentamiento se hubiera convertido en trending topic en todo el reino, y al tener información al instante de los acontecimientos, la implicación de la realeza en el conflicto hubiera sido distinta.

La guerra fue cruenta y los enfrentados seguramente hubieran utilizado las reedes Sociales para buscar alianzas. Juan Rodríguez de Viedma apoyó a Enrique de Trastamara, pero perdió una batalla y tuvo que huir, refugiándose en el castillo y resistiendo allí a su perseguidor. Es probable que  los soldados encargados de las defensa del Castillo, hubieran utilizado cámaras con infrarrojos para vigilar los movimientos del enemigo. Asimismo los atacantes tendrían drones con misiles para atacar desde el aire las defensas del castillo. El resultado de la batalla hubiera dependido de quien tuviera mejor tecnología.

El 24 de diciembre de 1513 la reina doña Juana I de Castilla concedió el título de Conde Monterrei a favor de Don Sancho Sánchez de Ulloa y Castro, señor de Monterroso, en agradecimiento a su participación en la conquista de Granada. Todo el acontecimiento se hubiera publicado por todos los canales de comunicación del Castillo: Web, Facebook, Twiiter, etc. Se hubiera retransmitido el evento en streming desde Facebook Live y se hubiera subido el vídeo a You Tube

En 1506 se entrevistó en este el castillo Felipe el Hermoso y el Cardenal Cisneros. Este encuentro lo publicarían en las historias de Instagram y Facebook. Felipe hubiera sido un Influencer de la época, tendría muchos seguidores y sobre toda seguidoras. Juana “La Loca” sería su follower más fiel y compartiría todas sus publicaciones. La popularidad de Felipe el Hermoso hubiera sido mucho mayor de la que fue, si hubiera usado las redes soociales para comunicarse.

En el castillo el 3 de febrero de 1494 fue estampado el “Missale Auriense”, el primer libro publicado en Galicia. En esa época la vida cultural de esta pequeña corte nobiliaria tuvo su importancia, incluso por la enseñanza de la gramática, las artes y la teología. Posiblemente el castillo y su valle hubieran sido considerado el Silicom Valley Gallego, punto de encuentro de todos los innovadores del momento. 

Si Internet hubiera existido el panorama sería muy diferente. El Castillo de Monterrei a lo largo de los años ha vivido muchos cambios y a día de hoy se enfrenta a uno más, la Revolución Tecnológica. Seguramente sabrá adaptarse, como lo ha hecho a lo largo de la historia y permanecerá majestuoso e imperial, para el disfrute de las distintas generaciones. 

Javier Tresguerras

Agencia 36